jueves, 10 de febrero de 2011

Tazas

Secaba la única taza que quedaba en la casa. Esa misma taza en la cual bebió, lavo, y ahora estaba secando; le hizo recordar que tan solo un tiempo atrás estaba con ella. En ese mismo lugar, y bebiendo un café seguramente. Después de cenar siempre tomaban una taza de café, y el lo hacia en esa misma que ahora estaba secando. Era su taza. La de ella, ya no estaba.

Termino de secarla, guardo la taza en la alacena, y se fue a acostar. Mañana la usara para desayunar.

1 comentario:

  1. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar